Coincidencias espeluznantes en la muerte de Jenni Rivera

La muerte de Jenni Rivera ha desatado rumores, morbo y algunos hasta se han atrevido a sospechar si estaba escrito ya el destino de La Diva de la Banda.

Una de las primeras coincidencias corresponde al avión en el que viajaba Jenni Rivera, un LearJet25 fabricado en 1969, mismo año en que la cantante nació.

En una reciente entrevista Jenni tocó el tema de la muerte: Siento que he vivido tantas cosas a mis 42 años, todas las dificultades que he vivido, pero me siento realizada, me siento hecha, me siento feliz, pudiera morir y decir ‘aquí descansa Jenni Rivera‘.

En esa misma charla con la periodista Mara Patricia Castañeda, La Gran Señora comentó: “Le temo a la muerte, no por mí, por mis hijos. A mí me da miedo pensar qué va a pasar con mis hijos. No le temo por mí”.

Además, en su última conferencia de prensa que dio la noche antes del accidente, Jenni dijo a los medios: “Me siento bendecida. No hay otra palabra más que sentirme bendecida, muy afortunada, muy querida. Yo muchas veces no puedo creer las cosas en mi vida profesional ni en la personal tampoco, que suceden en mi vida“.

Ante la pregunta dónde te ves el próximo año, ella respondió: “Ni si quiera me pongo a pensar ya en lo que pueda suceder. Soy una mujer muy ambiciosa y quiero más y busco más”.

La noche de su última presentación Jenni Rivera lloró más de lo normal al cerrar el show cuando interpretó “Paloma Negra”, según relató un amigo de la cantante.

Ese concierto, donde congregó a 17 mil personas fue muy diferente de todos los que en su carrera había hecho. El escenario tenía una forma de cruz. ¿Coincidencia o aviso del destino?

La imagen de la muerte.

Sobre este escenario, la cantante comentaría: “Nunca me imaginé que esta loca idea de poner el escenario en el centro de la arena funcionaría y menos que iba a estar lleno, me siento bendecida en este momento y Dios siempre me tiene más y más cosas buenas”.

Con el anuncio del accidente aéreo, pronto comenzó a sonar por las redes sociales y medios de comunicación la canción “Cuando muere una dama”, tema en el que Jenni relataba cómo sería su funeral.

Una semana antes de morir, Jenni Rivera apareció de sorpresa en un concierto de su hermano Lupillo Rivera para hacer las paces después de haber estado mucho tiempo distanciados. Algunos han llegado a pensar que quizá inconscientemente Jenni estaba cerrando un ciclo.

Mi hermano siempre ha estado conmigo en los momentos malos“, así se refirió Jenni de Lupillo, quien fue el encargado de viajar a Monterrey, México para reconocer los restos de su hermana.

UN PASTOR TAMBIÉN LO PREDIJO

Se dio a conocer en 2009, durante un servicio religioso, también un pastor le dijo a Jenni que muy pronto sería llamada por Dios.

De hecho existe un video en un famoso canal de videos donde se puede apreciar el momento:

“Hay cosas que tú no comprendes en estos momentos, pero en el futuro lo vas a entender”, expresó el religioso.

“Serás de mucha bendición para varias personas y hay cosas que estoy arrancando de tu corazón, porque preparo un camino largo que tú vas a recorrer. No temas, aún en los momentos difíciles, yo voy a estar contigo”, le dijo.

“Fui yo quien te llamé. Yo soy el que soy y te he escogido desde el vientre de tu madre…”.

La cantante Jenni Rivera era muy religiosa.

Deja tu comentario..